Filtrar por etiqueta:

    Experiencias

    Ya en el avión con destino Bulgaria, empecé a pensar que dónde me había metido. La incertidumbre y el miedo a lo desconocido me hicieron dudar de si me había equivocado haciendo un SVE. Pero luego viví un tiempo maravilloso en el que conocí personas encantadoras, viví experiencias que estando en España nunca hubiese vivido, aprendí mucho de mi misma y me peleé un poco con el alfabeto cirílico. Recomiendo que no os obcequéis en ir a un país determinado: ¡lo que más influye es la temática del proyecto!

    Silvia - SVE (1)

    Todo joven debería hacer un SVE. Ir a otro país y comenzar una nueva vida de cero no es fácil al principio, pero toda dificultad tiene su recompensa. Mi experiencia en Irlanda me permitió aprender de mi misma y también de todos los que me rodeaban cada día. Descubrí habilidades, destrezas y talentos que hasta entonces no sabía que tenía. Descubriréis un mundo nuevo que os permitirá tener los ojos abiertos a todo lo que hagáis en vuestras vidas y a saber qué os gusta hacer y qué queréis para vuestro futuro… ¡No perdáis esta oportunidad!

    Rut - SVE (1)

    Mi SVE fue como comenzar a caminar descalzo después de hacerlo siempre con zapatos. Al principio era extraño; pero pronto, sentí texturas que desconocía, me hice daño con piedras puntiagudas, gocé con la fina arena del Salento, comprendí que vivir sin riesgos no es vivir. Di lo mejor de mí y recibí lo mejor: compañeros y aventuras inolvidables. Ahora vuelvo a ponerme el mismo calzado, pero la planta de mis pies me dice que cuando decidí ser un voluntario europeo, elegí uno de los trayectos más maravillosos de mi vida.

    Pepe - SVE (1)

    Recuerdo muy bien cuando me hablaron del SVE, pasé meses escribiendo a entidades y casi nadie me contestó. Cuando ya prácticamente había renunciado a mi sueño, me dijeron que iba a estar nueve meses en A Coruña ayudando en una ONG. No me lo podía creer, ¡había encontrado un proyecto! Ahora, mirando atrás, sé que todo el esfuerzo invertido valió la pena. El SVE me ofreció la oportunidad de conocer otra cultura, hacer nuevos amigos, crecer como persona… fue una experiencia inolvidable y no la cambiaría por nada.

    Caro - SVE (1)