Los intercambios juveniles son oportunidades educativas ofrecidas por las Comisión Europea para que los jóvenes viajen y tengan experiencias interculturales. Estos encuentros son experiencias de corta duración en los que grupos de jóvenes de diferentes países pueden aprender unos de los otros, intercambiar ideas y pasarlo bien.

Durante un intercambio juvenil, los participantes viven en el mismo lugar, llevan a cabo a diario actividades educativas y formativas y preparan actividades ellos mismos para los ratos libres y las noches.

Cada intercambio tiene una temática, que puede ser deportes, sostenibilidad, artes, medioambiente, música, cine, comida y tradiciones culturales, economía, religión…

Estas oportunidades educativas son apoyadas por el programa Erasmus+ de la Comisión Europea, creado para promover y apoyar proyectos de educación no-formal. El apoyo de la Comisión Europea financia alojamiento, manutención y la mayor parte de los gastos de viaje.

Los intercambios juveniles son proyectos comunitarios que te permiten aprender sobre gente de otros países, descubrir culturas diferentes a la propia, enriquecerte a nivel personal y profesional y adquirir nuevas experiencia en el extranjero.

Todos los intercambios son una buena oportunidad para tener un aprendizaje social, cultural y lingüístico que se verá reflejado en el certificado Youthpass.